Transgénicos por todas partes

transgenicos GMO - OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como muchos sabemos, los transgénicos o OGM (Organismos Genéticamente Modificados) hace más de 15 años que andan sueltos por el mundo y cada vez están presentes en más productos alimenticios. Se trata de semillas a las que las grandes empresas semilleras han modificado su ADN para lograr algún beneficio comercial. Entre los transgénicos más difundidos están el maíz, la soya o soja, el arroz y el algodón. Estos 3 OGMs tienen el mismo fin, agregar a la semilla el gen de una bacteria llamada Bacillus Thuringiensis que es resistente al herbicida Glifosato. De esta manera, este gen actúa como una vacuna haciendo a la planta resistente a este poderoso veneno. También se conoce a estos cultivos comercialmente con la denominación BT (por las iniciales de la bacteria) o Round Up Ready (otro nombre del Glifosato). Entonces, se puede rociar con grandes cantidades de Glifosato a los cultivos matando a toda otra planta que crezca en los alrededores pero sin causar ningún daño al maíz, soya o algodón modificado. Esta forma de cultivo genera un tipo de agricultura que demanda mucho menos mano de obra pues ya no se necesita deshierbar y por tanto permite ganancias mayores para los grandes productores que pueden costear estas tecnologías. Es importante entender que estas modificaciones realizadas por la multinacional Monsanto no tienen ninguna mejora en el producto sino un beneficio económico de dicha empresa quien además de vender la semilla tiene la patente del herbicida Glifosato.

Este tipo de agricultura es totalmente dependiente de insumos desde las semillas que hay que comprar año a año (no se puede resembrar el grano obtenido) la maquinaria y sus combustibles fósiles, herbicidas, plaguicidas y fertilizantes químicos. Esta necesidad de compra sólo es accesible para unos pocos productores que poseen grandes extensiones de tierra que les permite hacer frente a semejante inversión. Los campesinos pequeños y medianos quedan fuera, viéndose obligados a arrendar o vender sus campos por no poder competir con semejantes monstruos. Este sistema produce un aumento en la desocupación y la pobreza a la vez que un vaciamiento del campo y una mayor concentración en las grandes urbes.

Según Monsanto el Glifosato es “levemente tóxico” pero se trata de estudios hechos por la misma multinacional, lo que convierte a estos estudios en sumamente dudosos. El documental El Mundo Según Monsanto (ver video) muestra como historicamente los altos empleados de esta empresa han sido también empleados de los organismos reguladores de la agricultura, acomodando los resultados de los análisis a conveniencia comercial. También narra como a lo largo de la historia Monsanto ha fabricado infinidad de hormonas para ganado y agrotóxicos, entre los que cabe mencionar el agente naranja utilizado en la guerra de Vietnam y que actualmente se sigue utilizando un derivado de él en la agricultura.

En la Argentina, más del 60% de las tierras cultivables están sembradas con soya transgénica. Otra gran porción posee maíz, arroz y algodón también transgénico. La aplicación masiva de Glifosato en estos campos está causando gravisimos problemas: las napas de agua comienzan a estar contaminadas y la gente que vive en pueblos alrededor de plantaciones de soya comienza a tener graves enfermedades. Como se vió en un programa de investigación de la TV argentina llamado La Liga, hay poblados enteros con enfermedades renales, infecciones en la piel, problemas respiratorios y hasta cancer debido a las fumigaciones aereas con Glifosato que caen sobre ellos. A continuación pueden ver en 4 partes el programa completo.

La Liga . informe soja – Parte 1

La Liga . informe soja – Parte 2

La Liga . informe soja – Parte 3

La Liga . informe soja – Parte 4

Otro gran problema asociado es la desforestación que está causando el cultivo de soya transgénica. El negocio se volvió tan rentable que donde antes existían bosques, ahora se ha desmontado para cultivar soya. Creo que no hace falta mencionar los problemas medioambientales que la perdida de bosques genera como los cambios climáticos y la perdida de biodiversidad.

El siguiente documental en 5 partes explica a la perfección la problemática de la soya transgénica en la Argentina y lo que está generando ambiental y socialmente.

Hambre de Soja – Parte 1

Hambre de Soja – Parte 2

Hambre de Soja – Parte 3

Hambre de Soja – Parte 4

Hambre de Soja – Parte 5

Y a donde va toda la soya transgénica cultivada en la Argentina? Ésta se exporta a Europa como grano para alimento de ganado y se utiliza para hacer aceite y otros subproductos como la lecitina de soya, emulsificante presente en muchísimos productos envasados como galletas, chocolates en polvo, sopas instantaneas y tantos otros.

Algo similar ocurre con el maíz transgénico altamente difundido en EEUU. Éste genera una gran cantidad de alimento barato para alimentar al ganado y otro tanto para hacer subproductos como la fructosa, edulcorante utilizado entre otros productos en casi todos los refrescos. Cabe mencionar que las tortillas de harina Maseca y Minsa, están hechas también de maíz genéticamente modificado importado de los Estados Unidos. Entonces, no solo estamos comiendo transgénicos al comer maíz o soya directamente sino a través de subproductos que componen miles de alimentos envasados.

Hace pocos días llegó a mis manos un video llamado Vamos al Grano que explica bastante claramente el problema de los transgénicos, particularmente del maiz en México. Aquí está dividido en 5 partes, los invito a verlo y compartirlo:

Vamos al Grano – Parte 1

Vamos al Grano – Parte 2

Vamos al Grano – Parte 3

Vamos al Grano – Parte 4

Vamos al Grano – Parte 5

 

Que podemos hacer?

Creo que como consumidores tenemos el poder de apoyar o no todo esto con el simple acto de no comprar. Quizás suene idílico, pero si nadie comprara se dejaría de producir. Practiquemos el consumo responsable no comprando productos envasados que contengan cualquier derivado de soya o maíz como lecitina de soya o fructuosa. Prefiramos comprar productos orgánicos que nos garantizan estar libres de químicos y OGMs. Y ya que hablamos de consumo responsable, fomentemos la producción local, el trato justo a los trabajadores y la utilización de empaques reciclables. Solo de esta forma lograremos cambiar algo, tocando a las empresas en el único lugar que les interesa, el dinero.

El otro punto importante es el de convertirnos en productores, pasar a la acción! Si cultivamos nuestra propia comida o criamos a nuestros animales estaremos seguros de la forma en que esto fue hecho. Sabemos la cantidad de agroquímicos que utilizan en la producción convencional y todavia peor la cantidad de hormonas, antibioticos y alimentos inadecuados que les dan a los animales. Eso sin entrar en detalles acerca de la forma en como son criados y sobrealimentados. En estos momentos están proyectando en México la película Food Inc. (ver video) en donde se puede ver un poco de lo que es la actual crianza de los pollos y también un capítulo sobre transegénicos. También hay un documental llamado Earthlings (ver video) que muestra con imágenes escalofriantes la manera en que son criados los animales para consumo humano. Entonces, comencemos a producir nuestros alimentos!. Sembremos un huerto donde podamos, en la terraza, el jardín o en la misma calle. Aunque sea una mínima parte, estaremos ayudando a no consumir todos esos alimentos que tanto daño están haciendo a nuestra salud y al planeta.

Algunos links relacionados:

Grupo de Reflexión Rural (GRR) – Asociación argentina que lucha contra la soja transgénica y el uso de agrotóxicos.

Centro de Estudios sobre Tecnologías Apropiadas de Argentina (CETAAR)– Agrupación contra el uso de agroquímicos y que fomenta la agricultura orgánica.

En Defensa del Maíz- Grupo mexicano en contra del maíz transgénico

You can leave a response, or trackback from your own site.

One Response to “Transgénicos por todas partes”

  1. Hernán dice:

    Mi primer artículo y leyendo…!
    Muy bien escrito. Claro, concreto.
    Con los videos en el medio, el mensaje toma más fuerza.
    La agricultura extensiva está produciendo impactos en todas las dimensiones. El autor aquí no obvió una importantísima: la acumulación de personas en las urbes. Y con ello, la pobreza estructural, congestionamiento, violencia, pérdida de “vida de calidad”.

    A considerar y pensar: “Políticas de distribución espacial de las comunidades”

    Saludos desde Córdoba, Argentina

Comenta:

*