Instalarse en el sur: preparando un bocashi atravesando 7 heladas matutinas

Habiendo terminado el invernáculo, necesitamos abonarlo. Si bien en un principio todo el layado, la excavación de pasillos y su incorporación a los bancales hicieron que nuestra tierra cobrase vida, necesitamos mantener esta vida. Incorporar al suelo materia orgánica y minerales (nitrógeno, fósforo, potasio y todos los otros elementos que se puedan). Esto le dará más diversidad al suelo y más nutrientes para alimentar a las plantas para que éstas crezcan fuertes y sanas.

El proceso del bocashi es mágico. Son días en los que uno está inevitablemente conectado a ese proceso de cambio que tiene la pila que se armó. Todos los días hay cambios. La estructura, la temperatura, el aspecto, el olor, los organismos que viven adentro. La metamorfosis es asombrosa. Esto fue lo que finalmente terminó por cautivarme: luego de 26 días intensos de materia orgánica en movimiento terminé por entrar en el mundo del suelo y empezar a entenderlo. Apenas empezar a entenderlo. Les recomiendo mucho la aventura del bocashi.

Hace un mes no tenía idea de lo que era un bochashi. Su nombre me sonaba más relacionado a lo gastronómico que a químico, será por eso que me convenció. El Colo, mi maestro permacultor, me enseñó el proceso. Me mostró un libro “El ABC de la agricultura orgánica y harina de rocas”, de un autor llamado Jairo Restrepo. Un libro en el que hay muchas recetas de fertilizantes o biofertilizantes, todos muy mágicos, que involucran fermentación y barriles en el granero. Casi como hacer cerveza. Él básicamente explica químicamente cómo y por qué hay que devolverle minerales al suelo, dando recetas de cómo hacerlo, un maestro. Pueden bajar el libro gratis aquí.

01.Paja.picada.a.machete05.Levadura04.Cebada

Nuestro bocashi se basó en la mezcla de:

– 4 carretillas de suelo cernido (por falta de implementos no la cernimos)
– 4 carretillas de paja picada (la cortamos con machete -muy bien picada)
– 3 carretillas de bosta de oveja (la que teníamos disponible estaba seca y en bloques)
– 1 carretilla de tierra de  bosque
– 1 carretilla de bosta fresca de vaca
– 10 kg de carbón vegetal molido
– 20 kg de centeno (grano completo muy “sucio”)
– 6 kg de ceniza de madera
– 100 g de ceniza de hueso
– 2 kg de azúcar disuelto en agua
– 200 g de levadura fresca
– 140 g de levadura en polvo activada
– C/N de agua durante el proceso

Decidimos hacerlo y a los dos días ya estábamos montando la pila. Fue un desafío encontrar todos los ingredientes teniendo en cuenta que la lista no tenía que ver con ellos en sí mismos, sino con lo que ellos representaban dentro del proceso.

Observaciones

– Elegimos la bosta de oveja porque no teníamos acceso a ningún gallinero y, según el mismo Restrepo, la de oveja esta segunda en la lista de los mejores estiércoles. La que conseguimos estaba seca y en bloques. Nos tomó un buen rato molerla a palazas. ¡Ja! Al final quedó semi-molida. No parecía ser lo ideal. Al ver este problema fue que decimos incorporar una carretilla de mierda bovina que abunda en el área.

02.Mierda.de.oveja.compacta

– En nuestra zona hay mucha disponibilidad de paja. Todas las granjas tradicionales hacen fardos de paja para engorde de vacas y cría de ovejas. Un vecino nos terminó regalando montones de paja suelta. También estaba grande y no conseguimos una máquina que moliera tan poca cantidad. De todas formas, hicimos un buen trabajo de meditación con el machete y quedó de lujo.

– Al incorporar el carbón ya era de noche y no lo habíamos molido aún (este fue comprado). Cuando lo hicimos, no prestamos mucha atención. Quedaron algunos pedazos grandes que fui rompiendo los días posteriores, cuando daba vuelta la pila.

– La receta decía salvado de trigo o algún tipo de salvado… justo un vecino había cosechado cebada y me había ofrecido darme un poco. El grano estaba entero, pero preferimos incluirlo igual. La cebada terminó brotando en el proceso y le dio más vida a la composta. En nuestro caso, creo (recién la estamos terminando), le vino muy bien al compostaje.

– Con el azúcar no sé a ciencia cierta si hicimos bien. Decía 2 kg. de melaza y en su lugar pusimos 2 kg. de azúcar refinada disuelta en agua pues no conseguimos la melaza.


08.BocashiPrimeras conclusiones

El bocashi parece ser un éxito. La receta nos decía que tardaba entre 10 y 15 días. A nosotros nos tardó 25 días. Al armar la pila el primer día no teníamos luz. No pudimos medir la humedad realmente e incorporamos pedazos de algunos materiales demasiado grandes. También pusimos ¼ de la levadura que decía la receta (esta no aclaraba si el peso de la misma era fresco o seca). A la mañana siguiente y al ver que no teníamos la temperatura que necesitábamos, revisamos la humedad… Faltaba bastante agua dentro de la pila. Y, además, asumí que el peso de la levadura era en polvo. Así que salí a comprar más levadura. Incorporamos agua, levadura y azúcar.  Al segundo día (36 horas), helada matutina… De todas formas la pila estaba en 32 grados. Progreso y felicidad en el grupo. La temperatura siguió subiendo llegando a los 57 grados el tercer día. Después se mantuvo entre 40 y 50 grados. No subió más. Al voltear la pila perdía mucha temperatura. Aquí en el sur y en esta época, las noches son frías y nuestra composta estaba al aire libre, así que decidimos hacerlo día por medio. Algunas veces dejé pasar 3 días antes de darla vuelta. Para el día 8 o 9, brotó la cebada. Sí: ¡la pila estaba bien negra y los brotes eran fosforescentes! O sea que la temperatura no fue suficiente para esterilizar a todas las semillas. Esos brotes fueron comida ideal para los organismos de la materia orgánica (la cual seguí rompiendo y troceando hasta el día 20) El día 14 registramos 52 grados y el bocashi no quería terminar. Con paciencia seguí dando vuelta la pila, siguiendo el proceso de cerca.

Durante el proceso cayeron 7 heladas, una de ellas bastante fuerte. El día 19 bajé el alto de la pila a 40 cm aprox. Finalmente el día 23 con 21 grados dentro de la pila y una temperatura exterior promedio de 15 grados, el bocashi llegaba a su fin. La descomposición de los materiales fue casi total. Sólo quedaron algunos trozos de 1 cm de la bosta de oveja y de carbón (ambas colocadas demasiado grandes al principio).

Si bien hay muchas cosas que mejorar en la próxima, el compostaje parece ser un éxito.


Cronograma de temperaturas

DIA

Temp. (*)

Observaciones

1

23-32

Agregamos levadura, azúcar y agua

2

42/50

Helada

3

57/25

Volteamos

4

47/42

5

42

Volteamos

6

36

Volteamos

7

42

8

52

Volteamos

9

36

Helada

10

39

Helada y Volteamos

11

32

12

45

Volteamos

13

45

14

52

Volteamos

15

43

16

48

Volteamos

17

35

18

36

19

45

Volteamos, esparcí la pila a 40 cm de alto

20

28

21

29

Helada y Volteamos

22

25

Helada

23

21

Helada

24

21

Helada y Volteamos

25

16

26

16

* Cuando hay dos números, son dos mediciones (por la mañana y por la tarde. En ese orden)
You can leave a response, or trackback from your own site.

Comenta: