Granja Tierramor: un año después

Exactamente un año después de haber llegado a la Granja Tierramor y pasar 2 meses como voluntario, regresé a visitar a sus maravillosas personas y compartir con ellas casi todo el mes de agosto. Fue muy lindo reencontrarme con este hermoso proyecto y ver como habían evolucionado muchas cosas. Dos nuevas cisternas de ferrocemento para almacenamiento de agua de lluvias, los patos multiplicados en numero y mucho más adaptados, los árboles frutales mucho más grandes, el salón de cursos con nuevo techo, una nueva area de lavado junto a la casita de voluntarios y varios espacios cerrados para hortalizas al resguardo de los chapulines. Más lindo aún fue reencontrarme con las personas que llevan adelante el proyecto y a quienes considero además de mis maestros, mis amigos.

curso keyline 4

Al llegar estuve participando en un curso de diseño Keyline y Permacultura que impartieron Eugenio Gras y Holger. A diferencia de la mayoría de los cursos que ofrece la granja, este se realizó en El Molino, una hermosa casa de más de 500 años en el centro de Erongarícuaro. Durante 5 super intensos días, recibí una invalorable información acerca de estas técnicas de aprovechamiento del agua en el terreno y tuve el placer de compartir con gente bien interesante. También formé una muy buena relación con Eugenio con quien terminadas las jornadas de aprendizaje platicamos varias horas en compañia de Holger.

Diseño Curso Keyline3

Continuando la colaboración con Don Agapito, campesino del pueblo vecino de Arocutin, fuimos varias veces a la milpa con Holger. Allí estuvimos chaponeando con machete y aplicando sulfocálcico y biol (fertilizantes foliares) durante algunas horas varios días a la semana. La tarea de la milpa puede ser desesperante por momentos. Levantar la vista luego de 3 horas de trabajo y contemplar la pequeña parte que se ha trabajado y todo lo que falta por hacer, puede deprimir a cualquiera. Tal vez, con los días de trabajo, uno empieza a estar en el presente y logrando un estado meditativo, simplemente avanzar lentamente sin los enloquecedores cuestionamientos mentales.

En mi estancia en Tierramor, me dieron la oportunidad de diseñar y llevar a cabo una pequeña construción para una regadera y un baño seco de cubeta para los voluntarios. Entusiasmado puse manos a la obra trabajando con Hernan, hijo de Ceci y trabajador en el proyecto. Lamentablemente, las fuertes lluvias que caían a diario imposibilitaron que se sequen los cimientos y podamos continuar con la construcción. Esta experiencia me desalentó un poco pero a la vez significó un importante aprendizaje acerca del respeto de los ciclos naturales para decidir el momento de construir.

Otra cosa a la que dediqué algo de tiempo mientras estuve en Tierramor fue a editar un video sobre la granja con imágenes que había grabado el año pasado. Se trata de una visita guiada por la granja que hace Holger explicando el funcionamiento de varios elementos del lugar. A continuación pueden verlo en 3 partes:

También fue muy lindo reencontrarme con mucha banda de Eronga con quienes compartí lindos momentos tiempo atrás y que me alegró mucho volver a ver.

Lo mejor de todo, fue compartir el día a día con Marina, Holger, Merlín e Ilán. Tardes de futbol, paseos por el volcán de Ajuno y Zirahuen, pláticas varias, tomarnos un helado en la plaza del pueblo, compartir las deliciosas comidas de Ceci, interactuar con el sistema de plantas y animales en constante cambio y reflexionar sobre el futuro.

Como escribí hace un año, la congruencia entre lo que dice y lo que hace esta gente es impecable y eso es algo muy dificil de encontrar. Gracias por compartir!!!

Ver reseña de: Tierramor (Octubre 2009)
Ver reseña de: Tierramor 3a parte (Febrero de 2011)

www.tierramor.org

Granja Tierramor: Un Año Despues

11 Fotos

You can leave a response, or trackback from your own site.

One Response to “Granja Tierramor: un año después”

  1. […] Ver reseña “Tierramor: un año después” (Septiembre 2010) […]

Comenta:

*