Inan Itah: equilibrando la espiritualidad y la sustentablidad

INAN ITAH DSC00346

Inan Itah es un proyecto de comunidad intencional espiritual en armonía con la madre tierra. Paulo (alemán) y Gaia (estadounidense) se conocieron en 2004 en Tailandia y juntos viajaron varios años. Vivieron en varias comunidades. En 2009 compraron 8 hectáreas de tierra cerca de Mérida, en el volcán Maderas en la isla de Ometepe y allí iniciaron este proyecto. Un año más tarde llegó Erika como voluntaria y decidió quedarse. Con valores de simplicidad voluntaria, el lugar se desarrolló muy rápidamente con la ayuda de voluntarios y trabajadores locales, contando en la actualidad con varias construcciones.

El paisaje es de inigualable belleza. Un tupido bosque tropical con una increíble vista al Lago Cocibolca (también conocido como Lago Nicaragua) y al perfectamente cónico y activo Volcán Concepción.

Un día típico
Pasamos una semana en Inan Itah y fue bastante fácil integrarnos al ritmo del lugar. Un día normal en la semana comienza a las 5 de la mañana. Después de despertar con el sonido de los monos aulladores y el gong que anuncia las actividades en la aldea, comienza la meditación. Practicamos meditaciones activas como las de Osho y los 5 ritmos de Gabrielle Roth. Es muy lindo comenzar el día de esa manera, armonizando el cuerpo, compartiendo con otras personas y viendo amanecer con esa increíble vista.

Eli mirando el paisaje
Luego, un desayuno liviano e informal donde cada uno se prepara lo que quiere, más que nada fruta.
A las 7 hay un círculo con espacio para ver como se siente cada uno, informaciones generales y organización del trabajo del día. En nuestros días allí trabajamos deshierbando en el huerto, sembrando almácigos, haciendo Cob y pegando ladrillos con barro en la futura casa de Paulo. También tuve la oportunidad de rehacer las pilas de composta para calentamiento de agua para la ducha (compost shower). Un sistema bastante interesante y que realmente funciona muy bien, aunque requiere un poco de trabajo para rehacer las compostas cada 20 días aproximadamente.

Ale pegando ladrillos con barro
A las 12:30 es el almuerzo, que es preparado por una señora que no vive en Inan Itah, ayudada por alguien más que rota cada día. Se cocina con leña, aunque también tienen un anafe a gas para cosas pequeñas. Terminando la comida, el tiempo es libre hasta las 15 horas que hay clase de yoga. Disfruté mucho las sesiones que generalmente son guiadas por Paulo pero también por otros voluntarios. Los mosquitos al atardecer se volvían fatales por lo que era necesario estar con pantalones y mangas largas.

Atardecer

A las 18:30 horas es la cena, que es preparada rotativamente por los miembros y voluntarios. Antes de comer nos tomamos de las manos y cada uno agradece lo que tiene ganas. Este tipo de detalles me parecieron muy lindos y generadores de una energía especial. Aunque acostumbro agradecer la comida cada día, es diferente tomarse el momento en forma grupal y escuchar también a los otros.

Los fines de semana son libres y la dinámica cambia completamente, volviéndose más independiente de cada persona.

Alimentos
En el lugar se producen algunas frutas como papaya (¡gigantes!), banano y plátano. También tienen un huerto muy lindo en forma de espiral donde cultivan algo de hortalizas, sobre todo hojas verdes para ensalada.

Huerto en espiral

Es interesante que utilizan para ensaladas algunas plantas perennes muy rústicas y adaptadas al lugar como Ketuk, Cramberry hibiscus (Hibiscus acetosella) y moringa (Moringa oleifera) en vez de estar luchando para producir cosas más delicadas como lechuga. Esto tiene más sentido aún en época de lluvia, siendo una zona muy húmeda y propensa a plagas. Según me contaron, en épocas de menos lluvia producen mayor cantidad de hortalizas. También cocinan usando mucho algunas plantas que se desarrollan muy bien en ese clima como la chaya (Cnidoscolus chayamansa), la yuca (manihot esculenta), el plátano y el jengibre.

Se busca que la comida que no se produce en el lugar sea comprada a campesinos locales. Esto es bastante factible con el arroz, frijol, ajonjolí (sésamo), ayote (calabaza), sandía y algunas cosas más. Sin embargo, cosas como la papa, el ajo o la cebolla vienen desde muy lejos por lo que optan por casi no consumirlas. Realmente pocas veces he visto esta importante responsabilidad en el consumo diario.

Eli odia la papaya gigante

Construcciones
La mayor parte de las construcciones han sido hechas con materiales naturales y locales. Utilizan bastante madera que abunda en la zona (aunque desde hace unos años han declarado reserva natural al volcán Maderas prohibiendo el corte de algunas especies), y Cob (mezcla de tierra, arena y paja). Diversas técnicas se ven en los techos como hoja de palma, fibra del banano, tejas y también lámina. Actualmente están en uso el templo (centro de la actividad diaria), la cocina, las casas de Gaia y Erika, un galpón de herramientas, una casa del amor y un rústico dormitorio para voluntarios (en realidad es solo un techo para hamacas o acampar).

Nuestra tienda en el dormitorio
Además se está construyendo un salón de usos múltiples y la casa de Paulo con paredes de tabique (ladrillo cocido) pegado con barro. Las construcciones son bastante rústicas pero con bonitos detalles y buen gusto. Es interesante que las casas son bastante pequeñas (un solo cuarto) ya que la mayor parte de las actividades se realizan en forma comunitaria y utilizando espacios comunes.

Agua y energía
Inan Itah tiene el privilegio de tener agua tomada directamente desde un nacimiento en el volcán. Además de ser abundante y disponible todo el año es totalmente pura y potable.
Las aguas grises de la cocina, de la ducha y el lavadero de ropa, simplemente se dejan fluir por el terreno. No creo que esto cause demasiado problema ya que la cantidad de personas es bastante pequeña en relación al terreno y están concientes de los productos que utilizan. Para lavar los platos utilizan ceniza y productos biodegradables para aseo personal.
Toda la electricidad del lugar es provista por una instalación de paneles solares con baterías para almacenaje. Aunque no es mucho lo que almacenan, es suficiente para iluminar las áreas comunes y cargar computadoras, cámaras y celulares de todos durante el día.

Bananos

Baños
Los baños son algo así como letrinas composteras. Digo algo así porque realmente es un hoyo en el suelo tapado con unas tablas y con un hueco. No creo que sea muy interesante esta forma, ya que con la lluvia (que es mucha), todo se lava e infiltra en el suelo. El exceso de humedad hace que esté lleno de gusanos (esos que aparecen en una composta con exceso de humedad). Realmente es como ir a hacer en el bosque. Este sistema lo están usando temporalmente (aunque lleva más de 2 años) y están terminando de construir un baño seco tradicional de 2 cámaras.

Laura tocando el Gong

 

Comunidad
Tal vez es un poco pretencioso llamar comunidad a Inan Itah donde solo viven 3 personas estables. Sin embargo, además de ellos, varios voluntarios pasan por el lugar quedándose algunos meses, aportando trabajo y participando activamente en la vida comunitaria. También varios trabajadores de las comunidades cercanas cumplen un papel importantísimo en la construcción, mantenimiento y producción de alimentos del lugar. Además, están abiertos a recibir a nuevas personas que quieran integrarse a la comunidad.
Las decisiones se llevan a cabo por consenso entre los miembros estables pero con la participación de todos los presentes en el lugar.

Cirulo de apreciación
Además de las actividades comunitarias de cada día, una vez a la semana se hace un círculo de palabra, donde se abre un espacio para hablar sobre posibles problemas y sentires. A nosotros nos tocó un círculo de apreciación, en donde en parejas, cada uno le decía al otro que apreciaba de él. Luego se iban rotando las parejas hasta tener encuentros con todos las demás personas. A pesar de que no conocía muy profundamente a la gente (excepto a Eli, claro), fue muy lindo poder abrirse a compartir y encontrar en el otro elementos valiosos.
Otro aspecto interesante de Inan Itah es que fomentan el amor libre. Incluso hay una pequeña construcción dedicada a encuentros amorosos, debido a la falta de privacidad que ofrecen los espacios comunitarios.

Cursos y talleres
Inan Itah ofrece varias propuestas educativas relacionadas al yoga, meditación, tantra, permacultura, construcción natural y diseño de ecovillas. Aunque esto representa un ingreso interesante de dinero, aún están muy lejos de ser sostenibles económicamente, sobre todo por la gran inversión inicial. También los voluntarios aportan una cuota para mantener el lugar.

 

Mariposa

Experiencia
Fue muy linda la vivencia en Inan Itah. Por un lado el frenar un poco y dedicar tiempo a conectarme con mi cuerpo y espíritu a través del yoga y la meditación. Aunque creo firmemente en la importancia del desarrollo espiritual, muchas veces el quehacer diario y mi tendencia hacia lo “mental” me alejan de eso. Agradezco profundamente la posibilidad de reconectarme con ese lado.
Por otra parte, me gustó mucho poder convivir en armonía con otras personas. Aunque sólo fueron pocos días, me hace creer nuevamente que es posible vivir en comunidad. Con todos los inevitables conflictos de por medio, vale la pena compartir.

Me gustó mucho el trabajo que están haciendo para integrar la espiritualidad a una vida cotidiana “real”, que necesita de un esfuerzo laboral para lograr la sustentabilidad y la armonía con la pachamama. La mayoría de los lugares que he conocido tienden a olvidarse de la espiritualidad o bien sumergirse en ella y olvidarse de la madre tierra y nuestras implicancias en ella.

Inan Itah invita a desconectarse del mundo exterior y centrarse en el desarrollo personal y comunitario. Un hermoso ejemplo.

www.inanitah.com

You can leave a response, or trackback from your own site.

One Response to “Inan Itah: equilibrando la espiritualidad y la sustentablidad”

  1. […] Lugar: Volcán Maderas, Isla de Ometepe. http://www.inanitah.com * ver reseña de Camino Sostenible Inan Itah: equilibrando la espiritualidad y la sustentabilidad This entry was posted in En Nicaragua, Links, Proyectos and tagged link, nicaragua, proyecto by […]

Comenta:

*