Tierra del Sol

Tierra del Sol - IMG_5194

Tierra del Sol es una granja orgánica y con aspiraciones de sustentabilidad de una belleza increible que se encuentra en Tlacochahuaya, un pequeño pueblo a unos 20km de la ciudad de Oaxaca. En esta zona de los valles centrales de Oaxaca el clima es muy soleado y con una marcada época seca que va desde octubre a mayo aproximadamente seguida de una estación lluviosa. Tuve la suerte de pasar casi 6 semanas en la granja y vivir las primeras lluvias de la temporada y ver como el lugar reverdecía poco a poco. De todos modos, la granja cuenta con un pozo profundo que le brinda agua para el huerto durante todo el año. En este tiempo pude compartir diferentes tareas, actividades, visitas, talleres y procesos, así como entender bastante la organización y funcionamiento del lugar.

002 Construccion de bambu y palma

Pablo (chilango ex piloto de Mexicana durante más de 20 años) y Adriana (nacida en Oaxaca y crecida en el DF) se encontraron en un proyecto de ecoturismo en la sierra norte, se enamoraron y comenzaron con este proyecto hace más de 7 años. La finalidad, crear un espacio sostenible mediante los principios de la permacultura y la producción local de alimentos orgánicos.

El lugar de 4 hectareas tiene un huerto bastante grande donde se producen hortalizas ecológicas (con algunas técnicas biointensivas) para consumo propio y para venta a restaurantes, tiendas orgánicas y consumidores a traves de canastas semanales que incluyen también leche y quesos de la vaca Simona. Las gallinas que andan sueltas por la granja producen huevos para consumo propio pero la idea es aumentar el numero de aves para poder vender también esa producción, asi como sumar cabras para elaborar quesos a partir de su leche.

023 el huerto 2

La infraestructura del lugar esta construida con materiales naturales como madera, adobe, carrizo, piedra, pacas de paja, hojas de palma, tierra y bambú y con un detalle estético que sorprende por la combinación de hermosura y simplicidad. Un salón de usos múltiples, un par de habitaciones para huespedes y el sitio de post cosecha del huerto son construcciones de bambú y hoja de palma con un diseño super lindo y espacioso que no deja de maravillar. Todos los baños de la granja son secos y las regaderas, alimentadas por calentadores solares, son al aire libre y con piso de lajas. Un estanque para nadar con algas, plantas y flores flotantes completan el lugar para que uno se sienta muy a gusto.

81 Pablo Cosechando lechugas

Mi experiencia en el lugar fue hermosa y enriquecedora. Pablo y Adriana fueron super abiertos conmigo tanto para dar como para recibir mis ideas y opiniones. Depositaron en mi mucha confianza en mis tareas diarias así como en pequeñas iniciativas que propuse. Con ellos compartí profundas conversaciones ideológicas, comidas, películas, historias de vida, alegres noches de mezcal y pláticas varias en nuestra convivencia cotidiana. También fue muy bueno el trabajo compartido con Miguel, Trini y Polo, gente del staff de Tierra de Sol que concurren a trabajar a diario pero no viven en el lugar. Ellos me enseñaron sus saberes y quehaceres y se abrieron a compartir la chamba, sin faltar las platicas e historias personales.

En Tierra del Sol cada día es diferente tanto por las tareas, los imprevistos y las visitas que llegan. Siempre hay gente dando vueltas de lo más variada e interesante con quien compartir e intercambiar. Dentro de las tares cotidianas he paleado bosta del establo, cortado alfalfa para la vaca, trasplantado lechugas de los almacigos a las camas, armado, volteado y cernido compostas, ordeñado a la Simona y participado de la cosecha, lavado, pesado y empaquetado de hortalizas varias. Pero además de eso, he ayudado a Lidia (con quien compartí hermosos momentos de convivencia) en mantenimiento de plomeria y aguas grises, instalado algunas cositas eléctricas, colaborado en la reparación del molino, cocinado para invitados y asistentes a un taller y muchas cosas más.

102 Ordeñando

Creo que Tierra del Sol está en un momento clave en donde la infraestructura y la parte técnica está lista y ahora hay que ver como abrir el lugar, desarrollar su sustentabilidad, crecer en lo educativo y en las relaciones interpersonales. Como me dijo Pablo una vez: “ya tenemos el hardware, ahora hay que desarrollar el software”. Me parece que está todo el potencial para eso, teniendo en cuenta el espacio, su ubicación cercana a la ciudad de Oaxaca con las posibilidades que eso acerca y sobre todo la conciencia y energía de su gente.

Personalmente me conecté mucho con el lugar, un espacio con una energía muy especial. Esos atardeceres hermosos, ese estanque purificador, esas noches repletas de soniditos y luciernagas, la profunda mirada de la Simona, me han permitido conectarme con la vida y conmigo mismo y dedicar un tiempo a la meditación y el yoga.

Se me hace muy dificil despedirme de esta tierra, de este proyecto, de esta gente, donde compartí y aprendí tantas cosas y que se transformó en un espacio super querido y que siento muy propio.

www.tierradelsol.com.mx

You can leave a response, or trackback from your own site.

Comenta:

*